La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), ante la grave situación de crisis institucional que vive la República del Paraguay

Al Pueblo y al gobierno legítimo del Paraguay
A la Opinión Pública Internacional

La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), ante la grave situación de crisis institucional que vive la República del Paraguay, manifiesta lo siguiente:

1.- Los acontecimientos de la última semana en Paraguay, que han culminado el día 21 de junio con el juicio político instaurado por el congreso de ese país contra el presidente de la República, Fernando Lugo Méndez, es la última de una serie de maniobras de los sectores oligárquicos tradicionales que han dominado la vida del país desde hace décadas y que pretenden por esta vía darle un zarpazo a la democracia que con tanto sacrificio ha sido ganada por el pueblo paraguayo.

2.- La utilización del lamentable suceso de violencia en la comunidad de Curuguati cómo pretexto para involucrar al presidente Lugo, así como funcionarios e instituciones de gobierno con ese y otros hechos, no es más que una pretensión de manipular con argumentos seudo legales y forzar la destitución del presidente.

3.- La situación de violencia e impunidad que se extiende en el campo paraguayo son originadas por la histórica concentración de tierras, explotación de los trabajadores/as del campo, falta de presencia del Estado y la expansión del agronegocio, que presiona para apropiarse de las mejores tierras del país, en complicidad con la clase política tradicional.

4.-Los partidos tradicionales, que controlan con abrumadora mayoría ambas cámaras del Congreso, recurren al juicio político ante su propio desprestigio y rechazo popular, evidenciado las últimas semanas por amplios sectores de la sociedad paraguaya, que rechazan sus prácticas corruptas.

5.- El plazo perentorio dado al presidente Lugo para que prepare su defensa, 24 horas, además de los graves vicios jurídicos y constitucionales, evidencia la arbitraria y antidemocrática actuación de los partidos que controlan el congreso.

6.- El juicio que se instaura contra el presidente de la República pondrá en riesgo la estabilidad del país y ya ocasiona un ambiente de confrontación que puede derivar en un escenario de violencia, que recuerda tristes episodios del pasado, donde las principales víctimas han sido los sectores populares, siendo la oligarquía la principal beneficiada.

7.- La CSA llama al sindicalismo internacional a expresar su inmediata solidaridad con el pueblo paraguayo e insta a la comunidad internacional a acompañar de cerca los acontecimientos en ese país. Saluda la rápida respuesta de la Unión de Naciones de Sur (UNASUR) y otros gobiernos de la región, que con su presencia en el país pueden ser una garantía para la recuperación de la estabilidad, evitar una confrontación violenta, respaldar al gobierno legítimamente electo y proteger los derechos humanos del pueblo paraguayo.

8.- Finalmente, desde la Cumbre de los Pueblos, reunida en Rió de Janeiro, nos sumamos a los llamamientos de las diversas expresiones de los movimientos sociales de la región a estar atentos a las acciones de solidaridad y de respaldo a la democracia y en apoyo al pueblo paraguayo.

Víctor Báez Mosqueira Rafael Freire Neto
Secretario General Secretario de Política Económica y Desarrollo Sustentable

Rio de Janeiro, 21 de junio de 2012

About Equipo editorial APC