“¿Molesto?” (9 de setiembre de 1947)

Es sabido que Evita impulsaba el reconocimiento del derecho al voto de las mujeres incluso contra organizaciones feministas como la Asamblea Nacional de Mujeres presidida por Victoria Ocampo y otros sectores conservadores que en 1945 se opusieron enérgicamente por considerar que era una maniobra electoral.

Eva emprende la Campaña. Lo hace desde distintos lugares: con los legisladores, con las delegaciones que la visitan, con las mujeres nucleadas en los centros cívicos, a través de la radio y de la prensa. A partir del 27 de enero de 1947, todos los miércoles, a las 21hs, habla por radio a todas las mujeres, convocándolas a la lucha por los derechos cívicos:

“La Mujer argentina ha llegado a la madurez de sus sentimientos y sus voluntades. La mujer argentina, debe ser escuchada, porque la mujer argentina supo ser aceptada en la acción. Se está en deuda con ella. Es forzoso restablecer, pues, esa igualdad en los deberes. La mujer que recorrió a pie largas distancias, para afirmar junto al hombre, una voluntad: la “descamisada” que convirtió cada hogar en un baluarte de exaltación revolucionaria; el corazón que sustento, sin desmayo ni retroceso, el triunfo del pueblo el 24 de febrero, no podrá ser olvidado por los hombres que salieron ungidos sus representantes, en aquella histórica contienda cívica. Esos hombres no olvidaron a la mujer. Esos legisladores del pueblo, recordarán a la entraña de ese pueblo: la mujer argentina, llegada a su madurez social y política. El voto femenino, será el arma que hará de nuestros hogares, el recaudo supremo e inviolable de una conducta pública. El voto femenino, será la primera apelación y la última. No es sólo necesario elegir, sino también determinar el alcance de esa elección. En los hogares argentinos de mañana, la mujer con su agudo sentido intuitivo, estará velando por su país, al velar por su familia.

Su voto será el escudo de su fe. Su voto será el testimonio vivo de su esperanza en un futuro mejor. Los legisladores saben eso, compañeras. Es premioso recordarles que no lo olviden”

El proyecto de ley fue presentado inmediatamente después de asumido el nuevo gobierno constitucional, el 1 de mayo de 1946 pero a pesar de que era un texto brevísimo en tres artículos, las discusiones se estiraban y estiraban.

Eva organiza una gran concentración de mujeres para el 3 de septiembre, fecha en que debe debatirse la ley de Diputados. El debate se posterga. La concentración se repite el día 9.
Eva, no pudo asistir el 3, pero el 9 está en el recinto.

Ante los ojos vigilantes de la Iglesia, los senadores y diputados peronistas, mayoría en ambas cámaras, dieron vueltas y revueltas, luciéndose con extensas filípicas acerca del asunto. Hasta que un día Evita entró con una silla al recinto parlamentario, tomó asiento con discreción y se puso a oír el debate. Los congresistas enmudecieron, mirándose entre sí. Ella preguntó: “¿Molesto?” La ley que fue la primera en América Latina en reconocer el derecho al voto de las mujeres, fue aprobada por unanimidad

La acción política cosechó sus frutos en las elecciones del 11 de noviembre de 1951. Votaron 3.816.654 mujeres. Por primera vez resultaron elegidas parlamentarias: 23 diputadas nacionales, 6 senadoras nacionales.

Enviado por Anahí Fernández

About Equipo editorial APC