Edicto de Tesalónica origen del pensamiento único y de la pesadilla contemporanea

El Edicto de Tesalónica “traza un mapa del naufragio al que fue forzado el mundo en una de las etapas más intolerantes de la estadía del homo sapiens en la tierra” y como dice Sergio Bergallo, filòsofo de la UNER, “somos herederos de esta cosmovisión limitada, que enfrenta todo lo que no expresa sus valores de mármol, trascendencias de dollares, cuanto antes, colaborando con firmeza en su avistamiento”.

El 28 de Febrero del año 380 los emperadores Teodosio, Graciano y Valentiniano II, este un niño de apenas 9 años, promulgaron el Edicto de Tesalónica que comienza con las palabras cuntos populos, QUE QUIERRE DECIR TODOS LOS PUEBLOS, por lo cual, dice Sergio Bergallo, la religión cristiana católica se convirtió en la única religión del Imperio Romano, y con carácter obligatorio para todos los pueblos integrantes del mismo, precisando que quienes no se ajustaran a ello serían considerados como “dementes y delirantes” debiendo ser “castigados primeramente por la venganza divina y después también por nuestra propia iniciativa”.

Se pasó abruptamente de culturas abiertas, con religiones tolerantes, a una excluyente, con un solo rito y una sola forma de rendir el culto, y como dice el edicto, quienes no la practiquen “serán condenados por dementes y pesará sobre ellos la infamia de los dogmas heréticos”.

Comenzó una orgía persecutoria por todo el imperio, destruyendo cuanto templo no fuera cristiano católico, y matanzas indiscriminadas. La Alianza de la Religión con el Poder Imperial inundó con una ola de terror todas las ciudades, cuyos ejecutores fueron los soldados, los monjes encabezados por los acoimetas (los que no se acuestan) y las turbas populares fanatizadas. Obispos, sacerdotes, luego, algunos proclamados como Santos, como Pablo II de Antioquía y Aselepio de Edesa, que se destacaron por sus crímenes y toda clase de torturas. Con la tiranía del Emperador Justiniano en 527, esta alianza triunfó definitivamente. Nada quedó en pie de los antiguos cultos.

Se convirtieron en dueños de la verdad que legislaron hasta en los más mínimos detalles sobre la conducta humana, ajusticiando a todo lo que no se ajustara al orden establecido. Es nuevo orden fue el orden de Occidente. Y el Nuevo Orden Occidental creó el Nuevo Hombre., un hombre mutilado, educado en una sola doctrina, una sola historia, domesticado por la ignorancia y el terror, un nuevo orden que se construyó a partir del pero orden antiguo, conduciéndolo a su extremo de “forma inédita, Casi indecible, bendecido por la autoridad omnipotente del único dios sobre la tierra y sus representantes, el Papa, Cardenales, Obispos y Sacerdotes, que, inclusive pautaron el derecho civil.

Luego la unión del Derecho Romano con la Teología Cristiana, en este contexto, constituyeron los magmas propiciatorios para el surgimiento del capitalismo que heredó todos los mecanismos constitutivos de ese nuevo orden retransformando en este otro nuevo orden. En esta atmósfera se produjeron miles de hechos aberrantes. Digamos que durante la reconquista de la ciudad de Totila, en el 552, el Papa Virgilio exigió a los godos que devolviera a los latifundistas a los esclavos que les pertenecían. Sin este magma de Pensamiento único, hubiese sido inviable el surgimiento del Capitalismo y la imposición de un Orden Mundial excluyente como hoy lo vemos.

Esta narración se relaciona con denuncia que hiciera hace dos meses el Cardenal de Bremen, Alemania, de que la Iglesia Católica debe pedir perón, por la quema en hoguera de decenas de miles de mujeres declaradas Brujas. Mujeres que tenían un saber milenario y que fueron consideradas peligrosas para las enseñanzas y hegemonía de la Iglesia Oficial. Aún más el Cardenal de Bremen exige una exhaustiva investigación sobre el particular y que se ex comulguen postmorten a todos los que participaron de semejante genocidio. Algunos de esos especialistas en hogueras son santos.

Vemos nuevamente cómo la imposición del Pensamiento Único se instala en Occidente como el método de ejercer el Unicato. No solo eso es heredado desde la política y la economía, sino también desde la ciencia triunfante a partir del siglo XVII. Nada de oposiciones. Y así nació el epistemicidio hasta hoy vigente. Y con las culturas diferentes, y se extendió el racismo y xenofobia. Abya Yala, puede decir dolorosamente sobre el no reconocimiento de lo otro diversos y de la intolerancia.

Y por esas casualidades de la Historia hoy, 28 de Febrero de 2013, renuncia oficialmente el Papa Benedicto XVI. Aquellas ventanas abiertas que prometiera el Papa Bueno, Juan XXIII, en el concilio Vaticano II, se cerraron herméticamente desde 1978, y las náuseas invadieron los pasillos vaticanos. Esa es otra historia, reciente, actual, que ya casi no tiene secretos, pero es parte del hilo histórico que comenzó a desanudarse con el Edicto de Tesalónica el 28 de Febrero del año 380.

Esto es Historia, pura historia. Y es un homenaje pleno de admiración hacia Sergio Bergallo, Filósofo de la Universidad Nacional de Entre Ríos, que investigara y escribiera sobre LA DESAPARICIÓN DE LOS DIOSES.

Carlos Galano

Pensamiento Ambiental Latinoamericano

About Equipo editorial APC