Argentina: El “acuerdo” con la Unión Europea es la nada misma

macri y la unión europeaPor Jorge P. Colmán. Con una economía en recesión, falta de inversión y destrucción del mercado interno, el gobierno de Macri plantea acuerdos con la Unión Europea y la Alianza del Pacífico.

La estructura industrial recuperada en esta última década esta en peligro, nuestro principal socio regional (Brasil) avanza hacia formas neoliberales de gobierno y se plantea acuerdos de libre comercio amparados en un aparato industrial incipiente. El gobierno de Macri empeora las cosas desalentando el bloque económico regional (MerCoSur) y siendo funcional políticamente a los EEUU en el UNASUR y la CELAC.

El MerCoSur había cobrado nuevo rumbo con Néstor Kirchner y Ignacio Lula Da Silva, el bloque regional se refugiaba en la idea de un mundo multipolar y la autonomía económica frente a la crisis de los amos del norte. Fue un punto de inflexión y resistencia frente al ALCA la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, que hoy el poder económico mundial quiere olvidar.

Integrados a los BRICs, Brasil pugnaba por un lugar en el concierto mundial de las economías emergentes y la Argentina reclamaba un lugar dentro de ella. Pero la llegada de los gobernantes de la restauración neoliberal Macri y Temer (por el impeachment contra Dilma) pusieron de cabeza la región y buscan nuevos acuerdos en los bloques regionales dominantes y el área de influencia de los EEUU.

Todo el aparato industrial generado en torno al comercio interno e intraregional se desmoronará sin remedio, la Argentina no puede aspirar a colocar productos industriales competitivos en mercados como Europa o los EEUU, menos aún en el mercado asiático. La apertura a los productos importados es una realidad que ya se puede ver en las góndolas de los supermercados.

El regreso irreversible hacia un modelo productor de materias primas y agroganadero nos encuentra en el peor momento: la crisis económica de la Unión Europea, la salida de Gran Bretaña y la recesión de los EEUU. La lluvia de capitales anunciada con bombos y platillos por el gobierno de Macri y el aparato mediático corporativo se diluye en un relato que pierde fuerza al llegar al segundo semestre, solo llegan préstamos a alto costo y capitales especulativos que vuelven para saquear nuestro país y huir ni bien aparezcan las crisis sociales.

La fuga de capitales y la especulación en dólares no se han detenido, solo lo contienen las reservas y una agenda de pagos de deuda muy liviana dejada por el Kirchnerismo. El endeudamiento para tapar los déficits del Estado será la política para demostrar cierta estabilidad ante cierto sector de la sociedad, pero ese crédito es limitado y solo se podrá cubrir vendiendo las joyas dejadas por la década ganada.

Luego vendrán el FMI, el Banco Mundial y la OMC reclamando, como parte de una nueva promesa de “lluvia de inversiones” (que nunca llegarán), la entrega del patrimonio nacional por las privatizaciones. Los fondos buitre esperan ansiosos esta “apertura económica” para saquear los ahorros del pueblo argentino.

La película de los ´90 se repite como una tragedia imparable, el final es más que anunciado. Macri es para la Unión Europea “un “jugador clave” en América latina” como lo fue Menem (ver nota de La Nación), será el entregador, el que inicie el camino para la destrucción del modelo de autonomía económica encarada por los Kirchner, Lula, Chávez, Correa y Evo Morales.

La nota de La Nación no deja dudas sobre la pobreza alcanzada por esta misión “no hubo resultados concretos en las negociaciones para alcanzar acuerdos comerciales entre el bloque europeo y el Mercosur. Tampoco hubo grandes anuncios para la Argentina, aunque sí un compromiso para que el Banco Europeo de Inversiones descongele una línea de créditos blandos” dejando en limpio que solo tendremos “créditos blandos” y cero inversión productiva.

Más que acuerdos se expusieron los límites con la Unión Europea y la base económica que impulsa el Macrismo “Europa tiene una postura ofensiva con la industria y defensiva con el agro, justo al revés de la Argentina”. Ante este panorama ¿Cual es el acuerdo y que tipo de integración vamos a tener con la Unión Europea?. Algo anda mal entre el título de la nota y la realidad.

“Te recibimos con los brazos abiertos, pero nuestra amistad no cambia en nada nuestros negocios” parecen decir los europeos. Macri solo trae una foto y mucho humo para los titulares de La Nación y Clarín, que festejan la nada misma.

About Equipo editorial APC